910 05 39 15
1ª CITA GRATUITA

Abogados Fraudes Bancarios

Abogados Especialistas en la Defensa y Representación por Delitos de Fraude Bancario

Imagen del apartado

Fraude Bancario

Abogados especializados en delitos de fraude bancario en Madrid ¡Más de 20 Años de Experiencia!

¿Busca un Despacho de Abogados especializado en Fraudes Bancarios?

Los fraudes bancarios se han convertido en un verdadero problema para los usuarios y para las propias entidades. Millones de personas y empresas en todo el mundo sufren cada día alguno de estos delitos, que normalmente ocasionan pérdidas económicas enormes.

  • Actuamos tanto en Defensa como en Acusación
  • Suplantación de identidad bancaria - Robo o falsificación de cheques - Fraudes con tarjetas de crédito
  • ¡Aportamos más de 20 años de experiencia!

Hablamos de estafas cometidas por impostores que se hacen pasar por comercios online o falsos bancos, con el objetivo de robar grandes cantidades de dinero. Gracias a la tecnología, estos delitos evolucionan sin cesar. Por eso, conviene que escuche todo lo que nuestros abogados especialistas en fraudes bancarios y delitos económicos le tienen que contar al respecto.

910 05 39 15
¡Solicite cita gratuita!

Abogados para Fraudes Bancarios

Consejos para evitar los fraudes bancarios

Como abogados especialistas en estafas por internet, en este artículo le facilitamos unos consejos que estamos seguros de que le ayudarán reducir considerablemente el riesgo de ser víctima de una estafa de esta clase. Y, si ya es tarde y se encuentra en esta complicada tesitura, no lo dude y actúe con celeridad:

  1. Comunique al banco la situación.
  2. Solicite la anulación de todas sus tarjetas.
  3. Interponga la correspondiente denuncia.

Dar estos pasos con rapidez y acompañado de abogados penalistas especialistas es la mejor garantía para impedir que el daño causado sea aún mayor.

Presupuesto gratuito ¡Solicite cita!

¿Cómo funcionan los fraudes bancarios?

El fraude bancario es un delito en el que el delincuente usa medios ilegales para conseguir dinero u otros activos de una persona o empresa. Para ello, se aprovecha de los bancos u otras entidades financieras.

En concreto, el delito penal de fraude bancario se produce cuando existe engaño para conseguir acceso a cuentas corrientes, tarjetas de crédito o cheques ajenos.

¿Cuáles son los fraudes bancarios más comunes?

Hay multitud de maneras de cometer un fraude bancario. Los trucos que se utilizan pueden ser más o menos simples o complejos, pero todos constituyen un delito. Y, en consecuencia, se castigan en proporción al daño que provocan.

Los abogados expertos en fraudes bancarios centran su trabajo, especialmente, en los siguientes delitos relacionados con las entidades bancarias:

  • Suplantación de identidad bancaria: los delincuentes crean sociedades o páginas web con las que atraen a posibles clientes para que depositen su dinero, para después desaparecer.
  • Robo o falsificación de cheques: se puede falsificar la firma del titular o alterar el importe que hubiese correspondido.
  • Fraudes con tarjetas de crédito: los delincuentes roban los datos de la tarjeta mediante virus informáticos o correos electrónicos engañosos y realizan con ellos gastos o compras a cargo de esa tarjeta, obviamente no autorizados.
  • Creación de páginas web ficticias: se emulan comercios que no existen para hacer cobros online de productos que se anuncian pero que nunca se entregan.

¿Cómo consiguen la información bancaria los estafadores?

Existen varias vías que los delincuentes utilizan para conseguir los datos personales de sus víctimas, pero nuestros abogados especializados en fraudes bancarios destacan, concretamente, tres:

Las estafas basadas en "tentaciones"

Tradicionalmente, los estafadores utilizaban ciertas propuestas atractivas o "tentaciones" para inducir a la víctima a darle sus datos. Hablamos, por ejemplo, de:

  • Ofertas para ganar mucho dinero en poco tiempo.
  • Soluciones a deudas acumuladas.
  • Páginas web de citas y contactos.

Suplantación de identidad o phishing

Con el tiempo, los fraudes bancarios se han ido sofisticando. El phishing tiene lugar cuando alguien nos engaña para que le demos nuestra información personal o bancaria, haciéndose pasar por una empresa o comercio, o por el propio banco.

Las páginas web y correos electrónicos falsos son casi idénticos a los verdaderos, lo cual facilita mucho el engaño. Estos son algunos ejemplos de los ‘ganchos’ que se suelen utilizar:

  • Donaciones para causas benéficas.
  • Descargas de música o de películas.
  • Ofertas de productos online.
  • Formularios de organismos oficiales.

Virus informáticos

El virus o malware se descarga en nuestro equipo cuando abrimos archivos adjuntos enviados por correo electrónico. A veces, también se alojan en las ventanas emergentes de ciertas páginas web.

Estos malwares permiten a los estafadores acceder a un ordenador sin avisar a su propietario, saltándose las barreras de seguridad. Incluso son capaces de grabar las pulsaciones de las teclas o de bloquear el dispositivo.

¿Cómo prevenir los fraudes bancarios?

Nuestros abogados bancarios aportan los siguientes consejos para evitar los fraudes bancarios:

  • Leer los correos electrónicos muy atentamente: incluso aunque sean de personas conocidas, pues ellas también pueden estar siendo víctimas de un fraude bancario. Por ejemplo, hay que observar los errores ortográficos o gramaticales, los enlaces desconocidos o los archivos adjuntos. Y, sobre todo, sospeche siempre de los correos electrónicos que no ha solicitado.
  • Actualizar el ordenador y el antivirus anualmente: estos sistemas evolucionan constantemente para hacer frente a los hackers, por lo que no actualizarlos es equivalente a estar desprotegido.
  • Evitar las descargas dudosas: verificando muy bien la autenticidad de las mismas.
  • Usar preferiblemente una tarjeta de crédito o de prepago: elegirlas en lugar de las tarjetas de débito para comprar online proporciona una mayor seguridad.
  • Escoger bien las contraseñas: han de ser complejas (contener números, letras y caracteres especiales), y mucho mejor si se complementan con la autenticación en dos pasos.
  • Monitorizar sus cuentas: revise con frecuencia la actividad de su tarjeta de crédito y los movimientos de sus cuentas bancarias.