910 05 39 15
1ª CITA GRATUITA

Impugnar Testamento

Abogados especialistas en la Impugnación de Testamentos

Imagen del apartado

Impugnar Testamento

Nuestro equipo está especializado en la resolución de herencias conflictivas que pasan por la impugnación del testamento

Impugnar el testamento es un proceso complicado que puede alargarse en el tiempo si no cuenta con un bufete especialista de abogados de herencias. Le ayudamos a minimizar el desgaste psicológico y económico que supone la impugnación de un testamento, y a conseguir una sentencia estimatoria a su favor.

Honorarios para impugnar un testamento

En Allende Abogados llevamos casos de impugnaciones de testamentos en toda España

Los motivos para la impugnación de un testamento son variados y los veremos a continuación. Entre otros podemos destacar: impugnar el testamento por demencia senil o alzhéimer, por incapacidad judicial o por no respetar la herencia legítima.

Ajustamos nuestros honorarios y ofrecemos el mejor precio de un abogado para impugnar el testamento con las mayores garantías de éxito. Consulte con nuestro Despacho cuánto cuesta impugnar un testamento para su caso particular.

Actuamos en todo el territorio nacional.

910 05 39 15
¡Solicite cita gratuita!

Impugnación de testamentos

La garantía de un gran despacho

Para saber más sobre la impugnación de testamentos

Si está en la tesitura de iniciar el proceso de impugnación de testamento, a continuación, le detallamos los aspectos más relevantes que a tener en cuenta.

  • Impugnar testamento por desheredación
  • Impugnar testamento por incapacidad
  • Impugnar testamento por demencia senil
  • Impugnar testamento ológrafo
  • Impugnar testamento por dolo, coacción u otras causas

Índice de contenidos

  1. ¿Se puede impugnar un testamento?
  2. Clases de testamento y su vulnerabilidad
  3. ¿Qué es una impugnación de testamento?
  4. Razones para impugnar un testamento
  5. ¿Cuál es el plazo para impugnar un testamento?
  6. ¿Quiénes pueden impugnar un testamento?
  7. ¿Cuánto cuesta impugnar un testamento?
  8. ¿Qué consecuencias puede desembocar la impugnación de un testamento?
  9. Aspectos claves a tener en cuenta a impugnar un testamento

¿Se puede impugnar un testamento?

Aunque el documento sea redactado por un abogado, firmado y anotado en el Registro de Últimas Voluntades por el notario, este es impugnable.

Así que la respuesta es sí, se puede rebatir un testamento siempre y cuando se den unas circunstancias determinadas.

Los motivos pueden ser variados. Desde no estar conforme con lo que otorga el documento como legatario o bien creas que existe un error en la forma del mismo. Otro motivo es que seas heredero forzoso y el testador no te reconozca como tal.

A lo largo del artículo se irá desgranando la información más importante que debes conocer desde las personas que tienen potestad para ello, como los plazos o motivos.

Clases de testamento y su vulnerabilidad

Nuestro Código Civil recoge varios tipos de testamento. Debido a la forma de redactar dicho documento nos podemos encontrar que unos modelos tienen mayor posibilidad de ser impugnados que otros. Ya sea por error de forma o de contenido. Los tipos más usuales y los motivos más comunes por los que contar con un abogado para la impugnación del testamento son:

  • Impugnación del testamento abierto

    . Este modelo se redacta y registra por un notario.

    Su susceptibilidad para una posible demanda es menor, ya que el propio fedatario (o bien si has contratado un abogado que te asesore en el contenido de forma previa) te orientará para que se cumpla todos los requisitos y así evitar su impugnación.

    Aunque este tipo de documentos deja poco margen a error, impugnar un testamento hecho ante notario es posible acogiéndose a que el testador no se encontraba en las capacidades mentales para considerarlo legal, no se incluya a algún heredero forzoso o exista coacción.

  • Impugnación del Ológrafo

    . Este modelo es sin duda el que más probabilidades de impugnación tiene. Ya que es escrito y custodiado por el propio difunto.

    En dicho caso, a no ser que el testador tenga amplios conocimientos sobre herencias y sucesiones suele desembocar en una impugnación de testamento por no respetar la legítima. Es decir, no realizar el reparto como estable nuestra ley en materia de herencias.

    En este caso, además de impugnar testamento por legítima, existe el riesgo de que pueda iniciarse el proceso por errores de forma o bien no se encuentre en el tiempo que se establece y ya de por sí no tenga validez alguna.

  • Impugnación del Cerrado

    . En este caso lo redacta el propio interesado y se lo entrega a un notario en un sobre y siendo secreto el contenido, para su custodia.

    Impugnar el testamento notarial en este caso tiene más posibilidades, ya que la labor del notario es de forma exclusiva la custodia y entrega del documento a sus herederos llegado el momento. Por tanto, puede ser impugnado por:

    • Errores de forma.
    • Impugnación de testamento por no respetar la legítima.
    • Por incapacidad del testador.

    Realizar un testamento notarial no exime de la posibilidad de que se deje a un heredero fuera del mismo, puede que el notario no tenga conocimiento de su existencia.

¿Qué es una impugnación de testamento?

Es un derecho que tienes como heredero, en el cual haces ver tu disconformidad con el contenido. Puedes acogerte a él en el caso de que veas que no se ha respetado el reparto de bienes según ley (impugnar testamento por herencia legítima) o por otros motivos como manipulación, coacción o incapacidad del testador.

Esto supone proceder a un proceso judicial contra del resto de personas beneficiadas en el documento. Para ello debes contar con un abogado y procurador.

¿Es lo mismo impugnar que revocar?

Existe una definición que puede confundirle y es revocar un testamento. Este término es diferente a la impugnación de un testamento, ya que se realiza por el propio testador y consiste en hacer modificaciones al documento que se encontraba ya otorgado. Cambiar un reparto por otro.

Razones para impugnar un testamento

Impugnar un testamento es un proceso largo que supone gran desgaste en los interesados. Por lo cual es más que aconsejable que se cuente con un abogado para la impugnación de testamento que le guie y analice las posibilidades de que el proceso judicial termine en una sentencia positiva para usted.

A continuación, vamos a ver los motivos por los cuales iniciar una demanda de impugnación de testamento.

¿Qué causas existen para impugnar un testamento notarial?

Uno de los grandes beneficios de hacer un testamento abierto es que el propio notario se asegura de que no existen errores en la forma del documento o que la persona que lo firma se encuentra en un estado de salud que no perjudica a su juicio.

Por ello es muy poco habitual las solicitudes de impugnación de un testamento hecho ante notario.

Aun así, hay que conocer que el notario da fe de que la persona que firma el reparto está en pleno juicio y lo hace de forma libre. Lo que no quiere decir que eso sea verdad porque no tiene recursos para cerciorarse de que se cumple al 100 %.

Si existen pruebas médicas, testigos o cualquier otro método que justifique que el testador no estaba en pleno uso de sus facultades o resulta coaccionado, podrá iniciarse el proceso de impugnación de testamento notarial.

Causas para impugnar un testamento por legítima

Nuestra ley establece una serie de herederos forzosos y los porcentajes que le pertenecen a cada uno de ellos de la partición. Por lo cual, no cumplir con esta premisa da lugar a impugnar el testamento por no respetar la legítima.

Los casos más habituales que se suelen dar son los siguientes:

  • Hacer donaciones inoficiosas. Es común realizar donaciones en vida (sobre todo de inmuebles) que pueden afectar a la herencia. Aunque realices una cesión de una propiedad en vida se tendrá en cuenta a la hora de realizar el reparto de los bienes. No podrás utilizar esta fórmula y beneficiar a uno de los herederos sobre los demás o para no dejar en herencia tus bienes.
  • No cumplir la cuota de la legítima. Al hacer el reparto del legado la legislación establece que un tercio será para los herederos forzosos, otro destinado a mejora de los mismos, y por último el tercio de libre disposición. Por tanto, este reparto mínimo se debe cumplir y así garantizar la legalidad del testamento.
  • Omisión de beneficiarios. No mencionar a uno o varios herederos forzosos es motivo de impugnación. Es lo que en términos jurídicos se entiende por preterición. Puede ser voluntaria o involuntaria. Por olvido, falta de conocimiento de la existencia de ese heredero o bien de forma intencionada. Sea cual sea el origen, es motivo claro de impugnación de un testamento notarial u ológrafo.
  • Desheredación sin causa justa. No es posible despojar de su parte de la herencia a un heredero forzoso sin razón justificada, como por ejemplo por distanciamiento familiar. Lo único que, si podrás de forma legal y sin que haya posibilidades de nulidad del documento, es usar el tercio de mejora y beneficiar al resto.

Razones para impugnar un testamento por incapacidad o enfermedad del testador

Una de las condiciones importantes que recoge nuestro Código Civil para que una persona pueda redactar el reparto de sus bienes, es encontrarse en plena facultades mentales. Vemos que incapacitar a una persona mayor no es un tema baladí. Las razones más comunes para impugnar testamento por causas imputables de forma directa al testador son:

  • Impugnar testamento por incapacidad
  • Impugnar testamento por demencia senil
  • Impugnar testamento por alzhéimer

Para ello se deberá de contar con pruebas médicas y periciales donde quede demostrado que, en el momento de otorgarse el documento, el testador tenía mermada sus capacidades mentales.

Hay que tener en cuenta que en el caso de un testamento notarial el propio notario da fe de que existen la facultad para poder testar. Por lo ello, en estos casos en los cuales aparece una enfermedad cuya evolución natural desemboca en una incapacidad para el testador, es necesario contar con informes que demuestren en qué estado se encontraba el fallecido en el momento de la firma.

Motivos para impugnar un testamento por falta de libertad del testador

Puede darse de forma más o menos común que, aunque la persona está en pleno uso de sus capacidades mentales, no otorga el testamento de manera libre porque lo realiza bajo coacción o manipulación.

Ambas situaciones son complicadas de detectar por el notario en el momento de la firma. Pero sus familiares más directos si las pueden comprobar y demostrar.

  • Impugnar testamento por manipulación o dolo

    Este caso se da en personas mayores que, aunque tienen juicio, necesitan ayuda para algunas tareas o se encuentran solas. Puede suceder que la persona que la cuida, ya sea familiar o no, ejerce una sutil manipulación para que en testamento se beneficie sobre los demás.

    Con la acción recurrente se puede lograr que el testador sea influenciado y cambie la disposición de sus propiedades, porque llega a creer incluso que es lo justo.

    Para conseguir impugnar un testamento por manipulación ha de existir pruebas como posibles grabaciones, donde se compruebe que el cuidador desea hacer cambiar de idea al afectado de forma intencionada.

  • Impugnar testamento por coacción

    En este caso el testador tiene la conciencia de que no está realizando un reparto equitativo o justo de cara al resto de herederos forzosos, pero es presionado con amenazas por un familiar o allegado para que lo incluya o beneficie sobre los demás.

¿Cuál es el plazo para impugnar un testamento?

Desde que el testador fallece hay un tiempo de 15 años. En el caso de que la lectura de la herencia no fuere de forma inmediata después de su deceso, se contará desde que recibas la copia del documento.

Este segundo plazo se puede dar en casos del testamento ológrafo que tiene validez hasta 5 años después de la defunción del testador.

De todas formas, hay un punto importante que a tener en cuenta. Y es que, no cabrá posibilidad de impugnación del testamento si se ha aceptado parte de la herencia que en él se refleja.

Es decir, no se puede hacer uso de los bienes y con el tiempo iniciar el proceso de impugnación. Incluso estando en plazo legal de demanda.

¿Quiénes pueden impugnar un testamento?

La ley establece una serie de herederos legitimarios con capacidad para iniciar el trámite de impugnación de un testamento. Ya estén en él recogidos o no.

Estos herederos forzosos son:

Además, debes tener presente que no es causa de impugnación de testamento el pensar que es injusto por razones sobrevenidas. Aunque dispongas del derecho de promover la demanda no debe iniciarse si no hay motivos probados y documentados para garantizar un mínimo de posibilidades de ganar el juicio.

Junto con los herederos forzosos, el proceso de impugnación de un testamento podrá ser iniciado también por el albacea o por cualquier persona que aparezca en el reparto. Incluso por todo aquel que en el documento original (en caso de revocación) esté reflejado como beneficiario.

Cada uno de los grupos de herederos forzosos tiene un porcentaje con respecto a la herencia que de forma amplia podemos detallar como:

  • Un tercio de legítima a los herederos forzosos.
  • Un tercio de mejora destinado a beneficiar a algún descendiente.
  • Un tercio de libre disposición que podrá asignar a cualquier persona o entidad.

Dependiendo de cada familia y caso se debe valorar y estudiar si es posible iniciar el proceso de impugnación porque es variable según circunstancia personal.

¿Cuánto cuesta impugnar un testamento?

Según hemos expuesto en los puntos anteriores, impugnar un testamento es una ardua tarea que supone un gran desgaste a todos los niveles para los afectados.

Como en muchos otros casos judiciales, el coste de impugnar un testamento irá en relación con la dificultad de la demanda de impugnación de testamento.

Lo complicado del asunto vendrá determinado por:

  • Tipo de testamento a impugnar.
  • Motivos de impugnación de testamento.

Con respecto al modelo de documento nos encontramos una mayor dificultad para impugnar un testamento hecho ante notario. Ya que, el propio notario se asegura de que esté redactado en forma, analiza las aptitudes del testador y comprueba su capacidad de obrar y asesora para evitar una impugnación de testamento por no respetar la legítima.

En caso contrario, el testamento ológrafo es el más susceptible a que algún heredero decida impugnar testamento por legítima o por errores de forma.

La dificultad del proceso (y por consecuencia, el coste) también depende del motivo por el cual se desea iniciar con el pleito judicial.

Es más fácil demostrar una impugnación de testamento por no respetar la legítima o por la existencia de donaciones inoficiosas en el pasado, que probar la firma bajo coacción o manipulación.

El costo de impugnar un testamento depende de la dificultad de la demanda de impugnación, de cómo se desarrolle el juicio y las peritaciones o pruebas que sean necesarias.

¿Qué consecuencias puede desembocar la impugnación de un testamento?

Una vez estudiado el caso por un abogado especializado en familia y sucesiones e iniciado el proceso, el juez puede decidir:

  • Confirmación validez del testamento

    En este supuesto el magistrado determina que el documento no incumple ningún requisito esencial ni en forma ni de legítima.

    El testador puede dejar estipulado que la persona que inicie la impugnación de testamento reciba de modo exclusivo la parte que le corresponde por legítima. Por lo cual deberás sopesar esta posibilidad y ver si te beneficiaría o no iniciar los trámites para impugnar el testamento.

    Otra consecuencia sobrevenida de que en un juzgado sentencie la validez del documento, es que puede estipular que la persona que lo ha promovido incurra en costas. Por lo cual, deberás pagar todos los gastos producidos por el juicio (incluyendo las costas de los abogados de la parte contraria).

  • Sentencia de validez parcial

    En este caso, solo se considera nula parte de lo dispuesto en el documento. Para distribuir esa sección se procederá al reparto que se estipula según la legislación vigente.

    Aunque la sentencia sea intermedia, también se puede condenar en costas a la persona que promueve la impugnación del testamento.

  • Nulo en totalidad

    Aquí el juez determina que el documento es nulo por completo. Con esta decisión el reparto de los bienes y derechos será según establezca la ley a no ser que entre los herederos se consiga un acuerdo.

Es posible que una vez iniciada la demanda de impugnación de testamento los herederos lleguen a una conformidad de reparto previo al juicio. Por lo tanto, el proceso se paralizaría (y las costas serian menores). No obstante, lo más habitual una vez iniciado el recurso judicial es acabar con la sentencia del juez.

Aspectos claves a tener en cuenta a impugnar un testamento

Tanto si eres el testador o bien la persona afectada que promueve la oposición al documento, debes conocer ciertos aspectos importantes:

  • Como testador no puedes evitar que el testamento sea objeto de impugnación.
  • Como testador podrás establecer que la persona que decida promover la acción de impugnar el testamento reciba lo que le corresponde sólo por legítima.
  • La demanda se presentará en el lugar de residencia del difunto.
  • Antes de iniciar un proceso para impugnar un testamento debes cerciorarte con un abogado si se basa en pruebas contundentes o no.
  • Aceptar parte de la herencia te impide iniciar el proceso, aunque estés en plazo.
  • La resolución judicial puede determinar que el testamento es legal, nulo en parte o en su totalidad.

Para un abogado especializado en derecho de familia y herencias el impugnar un testamento es todo un reto. Tanto por los entresijos legales que presenta como por la dificultad añadida de demostrar en determinados casos la causa de iniciar la impugnación de testamento.