910 05 39 15
1ª VALORACIÓN GRATUITA

Solicitud Incapacidad Permanente

¿Cómo solicitar una Incapacidad Laboral? Pasos y requisitos

Imagen del apartado

Solicitar Incapacidad Permanente

Contamos con los mejores especialistas para solicitar y conseguir la incapacidad permanente: abogados, peritos médicos y gestores.

Solicitar la incapacidad permanente es un proceso complejo
¡Garantizamos el mejor resultado al mejor precio!

La incapacidad permanente tiene lugar cuando el trabajador se encuentra incapacitado para desempeñar su profesión de manera normal. Eso sucede porque aparecen ciertas lesiones o reducciones de la movilidad graves. Eso sí, los daños han de ser previsiblemente sostenidos en el tiempo.

El objetivo de iniciar una solicitud de incapacidad permanente es tener acceso a una serie de prestaciones económicas, que buscan compensar, en mayor o menor grado, la imposibilidad de trabajar.

La cuantía de la prestación por incapacidad permanente dependerá del grado de incapacidad que se logre acreditar. Así, a mayor grado, más dinero se recibirá.

¿Qué grados de incapacidad permanente existen?

Repasamos brevemente cuáles son los grados de incapacidad laboral vigentes en la actualidad:

  • Incapacidad permanente parcial: no es una incapacidad total, pero sí dificulta el desarrollo del trabajo habitual, nunca por debajo del 33 % del desempeño normal. La indemnización se cobra a tanto alzado y en este caso corresponde a 24 mensualidades de la base reguladora.
  • Incapacidad permanente total: es la incapacidad que imposibilita por completo al trabajador la realización de las tareas propias de su puesto de trabajo. No obstante, sí puede dedicarse a otra labor. Cobraría mensualmente y de por vida un mínimo de un 55 % de la base reguladora. Con la particularidad de que si se trata de un desempleado mayor de 55 años esta cifra aumenta hasta un 75 %.
  • Incapacidad permanente absoluta: los que obtienen este grado de incapacidad no son capaces de desarrollar ningún trabajo. Su prestación es también mensual y corresponde al 100 % de la base reguladora, quedando exenta del IRPF.
  • Gran invalidez: este es el grado de incapacidad más grave, más severo. Implica que la persona padece pérdidas funcionales tan agudas que requiere de la ayuda de los demás para desenvolverse en su día a día. Se toma para establecer la indemnización, que se cobra de manera mensual, el importe de una de las dos incapacidades permanentes anteriores (total o absoluta) más el 45 % de la base mínima de cotización para sufragar el coste de sus cuidados.

Los requisitos que dan derecho a la solicitud de una incapacidad laboral

Los requisitos que hay que cumplir antes de presentar una solicitud de incapacidad permanente no son los mismos en todos los casos. Habrá que atender, específicamente, al grado de discapacidad permanente del que se trate. Lo vemos detalladamente, a continuación:

¿Cuáles son los requisitos para la solicitud de incapacidad permanente parcial?

  • No estar en edad de jubilación.
  • Encontrarse de alta en la Seguridad Social o en situación asimilada.
  • Si el origen de la incapacidad es una enfermedad común, acumular como mínimo y de manera general 1800 días de cotización.

¿Cuáles son los requisitos para la solicitud de incapacidad permanente total?

  • No estar en edad de jubilación.
  • Encontrarse de alta en la Seguridad Social o en situación asimilada.
  • Si el origen de la incapacidad es una enfermedad común y el trabajador tiene menos de 31 años, tendrá que haber cotizado un tercio del tiempo desde los 16 hasta el momento del hecho causante.
  • Si el origen de la incapacidad es una enfermedad común y el trabajador es mayor de 31 años, deberá acreditar una cotización de, como mínimo, 5 años.

¿Cuáles son los requisitos para la solicitud de incapacidad permanente absoluta?

  • No estar en edad de jubilación o, de lo contrario, certificar que no se ha cotizado el mínimo, es decir, 15 años.
  • Encontrarse de alta en la Seguridad Social o en situación de asimilada.
  • Si el origen de la incapacidad es una enfermedad común y la edad es inferior a 31 años, el periodo de cotización que se exige es un tercio del tiempo desde los 16 hasta el momento presente.
  • Si el origen de la incapacidad es una enfermedad común y el trabajador tiene más de 31 años, debe haber cotizado por lo menos 5.

¿Cuáles son los requisitos para la solicitud de la gran invalidez?

Para optar a la prestación por gran invalidez se han de reunir todos los requisitos propios del punto anterior. Es decir, son los mismos que para solicitar la incapacidad permanente absoluta. Con el añadido de tener que acreditar que se necesita asistencia para la vida diaria.

En caso de originarse la incapacidad permanente por un accidente de trabajo o una enfermedad profesional, para ninguno de los grados hará falta acumular un periodo mínimo de cotización.

Aparte, para optar a cualquier clase de prestación por incapacidad permanente se tendrán que valorar otras cuestiones, eminentemente médicas:

Pasos a seguir para conseguir la incapacidad permanente

Todo el proceso de solicitud de la incapacidad permanente se divide en dos grandes fases: la vía administrativa y, cuando el resultado de esta sea negativo, la vía judicial. Solo acudiremos a la última si la primera no surte efecto.

Solicitud de la incapacidad laboral por vía Administrativa

Para conseguir la incapacidad permanente, se inicia el procedimiento con la solicitud de incapacidad permanente dirigida al INSS (Instituto Nacional de la Seguridad Social). Entonces, el tribunal médico cita al solicitante para evaluarle y emitir un informe. Si no es favorable, hay que interponer una reclamación previa al INSS, que constituye un trámite necesario antes de acudir a la vía judicial.
En esta dirección se puede conseguir el formulario de solicitud de incapacidad permanente.

Para la solicitud de la incapacidad permanente, tendrá que aportar los siguientes documentos:

La vía judicial

Si rechazan la solicitud de incapacidad permanente por la vía administrativa, queda la posibilidad de presentar una demanda en el Juzgado de lo Social. Se celebrará entonces un juicio, en el que el trabajador, asistido por un abogado laboralista, tratará de acreditar que padece el grado de incapacidad que está solicitando.

En la sentencia, el juez determinará el grado de incapacidad permanente que procede otorgar al solicitante. Y, si este sigue sin estar de acuerdo con la resolución, podrá presentar un recurso.