910 05 39 15
1ª CITA GRATUITA

Renunciar a una Herencia

¿Cómo Renunciar a una Herencia en favor de un familiar?

Imagen del apartado

Renunciar a una Herencia

Nuestro Despacho está especializado en la resolución de herencias conflictivas, en las que a menudo se opta por la repudia o renuncia de la herencia

En la renuncia a una herencia, el heredero manifiesta su voluntad de no recibir el caudal hereditario.

Si va a renunciar a una herencia en favor de un familiar, es fundamental contar con un abogado especialista en en herencias, testamentos, sucesiones y donaciones que le asesore convenientemente.

910 05 39 15
¡Solicite cita gratuita!

Renunciar a una Herencia

¿Cómo se renuncia a una herencia?

El artículo 1007 del Código Civil establece que “Cuando fueren varios los herederos llamados a la herencia, podrán los unos aceptarla y los otros repudiarla.” Por tanto, la renuncia a una herencia es un acto voluntario y libre. Además, es irrevocable, es decir que, una vez que se ha renunciado, no hay marcha atrás.

Este mecanismo de renuncia a la herencia previsto en la legislación implica que no existe la renuncia tácita. Tampoco es válido un documento privado, por más que en él el heredero renunciante exprese su decisión de renunciar y firme el documento.

Es imprescindible la presencia de un notario o de un juez para que la renuncia sea válida. De la misma forma, es más que recomendable el asesoramiento de un abogado experto en herencias.

Índice de contenidos

  1. ¿Cuáles son los tipos de renuncia a una herencia?
  2. ¿Qué condiciones deben cumplirse para formalizar la renuncia a una herencia?
  3. ¿Cuáles son los plazos para renunciar a una herencia?

¿Cuáles son los tipos de renuncia a una herencia?

Los motivos para renunciar o repudiar una herencia pueden ser variados: porque viene acompañada de deudas, porque se intuye un proceso complicado, por ejemplo de extinción de condominio etc.

Existen dos formas de renunciar a una herencia.

Renuncia simple o pura

En este caso, el heredero renuncia y su herencia pasa a terceros de acuerdo al testamento y a la ley. ¿Quién hereda la parte del renunciante? Si el causante del testamento previó sustituto, se realiza esa sustitución, que está prevista en el artículo 774 del Código Civil.

Si no existen sustitutos designados, se procede de acuerdo con el mecanismo de sucesión legítima, prevista en el artículo 912.3 del Código Civil. La parte renunciada pasa a acrecer la herencia de los otros herederos del mismo grado de parentesco.

En la renuncia simple, también llamada 'repudiación de la herencia', el renunciante legalmente nunca recibió los bienes. Por tanto, no tiene la obligación de pagar los impuestos propios de las sucesiones.

Renuncia traslativa

En la renuncia traslativa, el renunciante beneficia a otra persona. Es una renuncia que se realiza a continuación de la aceptación de la herencia. Es decir que, para poder beneficiar a un tercero, el renunciante acepta su herencia y luego la traslada. Esta aceptación, aunque ocurre solo a efectos del trámite, obliga al renunciante a asumir y pagar los impuestos correspondientes.

¿Qué condiciones deben cumplirse para formalizar la renuncia a una herencia?

Si bien la renuncia a una herencia es un acto simple y no debería generar complicaciones, deben cumplirse una serie de condiciones que la ley determina.

  • Se debe realizar en escritura pública ante notario. En caso de que exista un procedimiento judicial a causa de la herencia, la renuncia se presenta en el juzgado, y en la tramitación participará el juez.
  • Aunque conozca el testamento o la situación de herencia legítima, una persona no puede renunciar a su herencia antes del fallecimiento del causante. El trámite comienza después del fallecimiento.
  • La renuncia a la herencia siempre es total. Esto quiere decir que no se puede renunciar a una parte y conservar otra.
  • La renuncia es irrevocable, es decir que no existe la posibilidad de arrepentimiento y de anulación de la renuncia. Podría darse la excepción a esta condición en el caso de que cuando se otorgó la herencia existía algún motivo de nulidad. En este caso, la anulación del procedimiento de distribución de la herencia por errores o mal manejo de la sucesión, podría cambiar las condiciones de los herederos. Y, por tanto, si uno de ellos hubiera renunciado, podría revocar su renuncia.
  • El renunciante pierde todos los derechos sobre los bienes heredados y se libera de todas las obligaciones que proceden del patrimonio del fallecido. En caso de renuncia traslativa debe asumir el pago de los impuestos que corresponden.
  • No se puede renunciar a una herencia si anteriormente se realizó algún acto que muestre la voluntad de la aceptación tácita de la misma. Algunos ejemplos de actos de aceptación tácita de una herencia: cobro de créditos hereditarios, dirección de un negocio del causante asumiéndolo como propio, presentarse en un proceso judicial donde se discutan derechos del causante en calidad de heredero.
  • En caso de que el heredero sea una persona incapacitada judicialmente o un menor de edad, será su representante legal quien presente la renuncia a la herencia. Para ello, deberá solicitar autorización al juzgado. Será el juez quien determine si permite o no que el representante legal renuncie a la herencia en representación de su tutelado.

¿Cuáles son los plazos para renunciar a una herencia?

Tras el fallecimiento de la persona causante de la herencia, los herederos pueden formalizar la renuncia en cualquier momento. El Código Civil no marca un plazo para renunciar. Solo se establece que deben haber transcurrido por lo menos nueve días desde la muerte.

Sin embargo, aunque no existe una fecha límite para renunciar a una herencia, es conveniente que se realice antes de que prescriba el Impuesto de Sucesiones y Donaciones. En algunas comunidades este plazo es seis meses.

¿Qué ocurre si pasa este plazo y no se formalizó la renuncia? La ley interpretará que el renunciante ha aceptado la herencia y después la ha cedido. Por tanto deberá asumir la carga fiscal.

Es importante que el profesional que tramita la renuncia tenga experiencia en temas de sucesiones. Aunque el procedimiento es simple, cualquier error puede tener consecuencias perjudiciales.