911 36 87 63
1ª VALORACIÓN GRATUITA

¿Qué son las Tarjetas Revolving?

Imagen del artículo

Tarjetas Revolving

Nuestro Despacho es especialista en la reclamación por créditos revolving abusivos.

La garantía de un gran Bufete

¡Llámenos sin compromiso!

No todas las tarjetas de crédito son iguales. A pesar de que todas parecieran ser lo mismo, podemos encontrar distintos tipos con significativas diferencias entre ellas. Diferencias que pueden llegar a ser beneficiosas o perjudiciales para las finanzas. Una de las tarjetas de crédito más populares son las llamadas revolving. A pesar de que su nombre no es tan conocido, son ampliamente usadas, existiendo incluso la posibilidad de que estés en posesión de una y no te hayas dado cuenta.

Las tarjetas de crédito revolving, al igual que el resto de las tarjetas de crédito, permiten aplazar el pago de las compras que haces, ¿Cómo funciona esto? Con una tarjeta revolving compras y luego pagas a crédito. Lo que diferencia a las tarjetas de crédito revolving del resto es la forma en que luego devuelves el dinero que te has gastado.

Somos un Despacho especialista en reclamaciones bancarias por prácticas abusivas: abogados IRPH, cláusulas suelo, multidivisa y otros productos bancarios e hipotecarios.

¿Qué son las tarjetas revolving?

Podemos definir una tarjeta de crédito revolving como una especie de crédito que se te ha sido concedido previamente. Tienes una cantidad de dinero del cuál puedes disponer pero deberás reponerlo, pudiendo hacerlo con una cuta fija o con porcentaje de la deuda. Según vayas reponiendo el dinero mensualmente, este vuelve a estar disponible para gastar, lo que hace que las personas fácilmente se enganchen al uso de las tarjetas revolving.

¿Cómo funcionan las tarjetas revolving?

Cuando recibes la tarjeta revolving, deberás activarla, probablemente mediante una llamada, lo que no te llevará más de dos minutos. Si tienes suerte, te informarán detalladamente cómo funcionan las tarjetas revolving, cuáles son las cláusulas de un contrato y cuáles son las formas que tendrás de pagar lo que gastes. Pero esto no es la regla general.

Las dos formas más usuales de pagar con una tarjeta revolving son las siguientes:

  • La primera es pagar mensualmente un porcentaje de la deuda que generes. Estableciendo de esta forma un porcentaje fijo a devolver del crédito cada mes. Cada tarjeta revolving tiene sus máximos y mínimos, dependiendo de cada banco y de cada persona, pero el porcentaje mensual a pagar puede variar entre el 5% y el 25% de la deuda.
  • La segunda opción es pagar una cuota fija todos los meses. De la misma forma en que sucede con el otro método de pago, tendrás una cantidad mínima o máxima a elegir para devolver el dinero, que será una cantidad fija mensual. Y, conforme vayas pagando la deuda, el dinero volverá a estar disponible para volver a ser gastado.

Ventajas y desventajas de las tarjetas revolving

Las tarjetas revolving pueden tener ventajas y sacar de aprietos a algunas personas, pero es necesario dejar en claro de que tienen muchas más ventajas para el banco que para el consumidor.

Puede ser una solución de fácil acceso al consumidor. El usuario tendrá acceso inmediato a un crédito que se irá reponiendo conforme se vaya pagando la deuda, por lo tanto puede ser un gran aliado para salir de un apuro.

No solo es de fácil acceso, sino que también presenta una amplia flexibilidad para poder devolver lo que se haya gastado, ya que se puede elegir el monto o el porcentaje a devolver de forma mensual.

¿Suena muy bien verdad? Pero no todo lo que brilla es oro, ya que los bancos son entidades sumamente habilidosas y algo tan beneficioso, que puede sacar de tantos apuros, es una de las herramientas más versátiles que tienen para lucrarse, ya que los intereses de estas tarjetas suelen ser muy altos, llegando al punto de en ocasiones rayar de ser contratos abusivos, lo que ha generado multitud de problemas legales a las entidades bancarias por el uso de estas tarjetas.

En el siguiente artículo veremos ¿Cómo identificar las tarjetas revolving? y así poder iniciar un procedimiento de reclamación.